Qué complicado…

Qué complicado esto de las emociones, qué complicado esto de vivir, qué complicado tener el mayor motivo de alegría y que a la vez sea lo que te cause más tristeza…

Qué complicado esto de que te entiendan, qué complicado esto de la empatía, qué complicad@ soy…

…O no?

Qué complicado pasar por alto todo, una y otra vez, qué complicado es que te fallen de nuevo y tener que tomar una decisión…

Qué complicado estar en la tristeza más absoluta y no poder/querer compartirlo…

Qué complicada la vida, qué complicado todo…

Qué complocad@ soy… O no?…

Anuncios

Pescaíto, nada feliz en tu cielo.

Hoy se nos ha desgarrado el corazón de nuevo con la devastadora noticia… otra muerte inocente, otra vida, aún por vivir, arrebatada… un niño, un niño con un corazón inmenso, con una bondad tremenda, con ilusiones, con miles de sueños, que un adulto decidió arrebatar, sin consideración ninguna, con una sangre tan fría, que dudo que fuese líquida; porque sólo alguien con la sangre congelada, sin ningún tipo de sentimientos puede hacer algo así.

Como decía ésa madre hace un par de días (inundada por el dolor, pero sin perder la esperanza en ningún momento, sacando fuerzas de no sé donde…), recordando un trocito de una canción (Girasoles, Rozalén) que al pequeño le encantaba:

“Y el mundo está lleno de mujeres y hombres buenos
Así que le canto a los valientes 
Que llevan por bandera la verdad 
A quienes son capaces de sentirse en la piel de los demás 
Los que no participan de las injusticias 
No miran a otro lado” 
29025865_1584443645002910_3496002053302879475_n
Tendremos que confiar en que esto es verdad, aunque en ocasiones desgraciadamente, personitas inocentes ,como Gabriel, se crucen en el camino con la cara opuesta de la moneda… arrasando con todo, y destrozando la vida de una familia.
Descansa en Paz, pequeño.
Y dales mucha fuerza a tus papás, desde tu cielo.

 

 

ANTE LA DUDA… SIENTE!!

Sabemos que la vida no es fácil (si así lo fuera, ciertamente sería un verdadero aburrimiento) pero, ¿imagináis lo tedioso que sería no tener que esforzarse por nada?, ¿valoraríais lo que tenéis y quién sois si os lo dieran “todo hecho”? Si nada más nacer te viniera dada una prestigiosa carrera o formación, un buen trabajo, comodidades de todo tipo, una forma de pensar, sentir, actuar… si te viniera dada tu futura familia, idílica, sin problemas, sin imprevistos… ¿qué valor les darías?.

Si fuera todo fácil, nunca podríamos llegar a sentir ésa euforia y alegría tras haber logrado algo importante para ti (ya sea superar un examen que te abra las puertas hacia el trabajo de tus sueños, comprar la casa que siempre has deseado, irte a meditar al lugar más maravilloso del mundo, cambiar algo de tu personalidad que no te favorece y tú mismo aborreces…)

Por éso, la vida, NO ES FÁCIL. 

VE DONDE SIENTAS

La vida nos pone retos, que nos sitúan muchas veces entre la espada y la pared, que piden a gritos una respuesta, un posicionamiento. Nos exigen que elijamos un camino, ya que no se permite tener pasaporte a diferentes destinos; así pues lo primero que debemos tener presente es saber “A DÓNDE QUIERO LLEGAR”.

Cuando tengas clara la respuesta (no es difícil si te escuchas, si te SIENTES), siente las señales que se te van presentando a lo largo del recorrido, aunque sean casi imperceptibles, aunque pasen desapercibidas, si SIENTES, las percibirás claramente.

Es entonces, a partir del momento en que establezcas un diálogo interno y SIENTAS las señales que se te presentan, cuando te darás cuenta de que estás en “tu camino”, el que te llevará a aquel lugar, persona, sentimiento u objetivo que te habías planteado.

Por éso, ante la duda SIEMPRE… SIENTE!!

 

“La Buhardilla de las Emociones”

Judith S.A